Claridad

Al final de la ciudad,
las calles se desangran
como brazos enfermos.

Empañados y grises,
como hojas cautivas
de un otoño sin viento,
buscan la claridad
los ojos ciegos.

No hay luz para leer,
no escribo nada:
Se incendia el horizonte
en las afueras.

Comentarios

Entradas populares