domingo, 29 de marzo de 2009

Mar

Como el olvido el mar,
No  responde a las voces.
Amoroso devora los gritos de los muertos,
Y ciñe un cuerpo tras otro
En abisal silencio.

Hectolitros y hectolitros de agua,
Guardan en su lugar el reposo del monstruo;
Insoslayable dueño del tiempo y el espacio.




Evasión

Nubes sobre el azul en la ventana,

Muero por impotencia en el pupitre,

Y por volar así, como los mirlos;

Harta ya de contar, como una hormiga,

Los trazos recortados sobre blanco.


Músculos ateridos;

Por correr ahora vendería mi alma.

Tengo el pasado entero golpeando,

La sien como un martillo,

Mientras quietas y oscuras, mil como mil dagas, líneas negras,

No caben en los ojos ya cansados.


Rescatada del mar,
Concha de la playa,
A él regresas de golpe,
Chapoteo invisible de las olas.

La caníbal

Abismos verticales,
se abren bajo tu boca
hacia el centro profundo.
como cauces vacíos,
que la fuerza de un núcleo 
a succionar pusiera.
Al menos no matas a tus víctimas,
sólo tú te desvistes para sentir
la piel sobre la seda.

miércoles, 18 de marzo de 2009

Tu enfado de parte a parte,
estrato de la mañana,
pesa en el aire.

Flores de pruno en tu pelo,
y el cielo
una virgen blanca
que se desnuda.

Sabe a revolución el aire,
a ropa limpia,
a sal.

Licencias

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.