martes, 30 de marzo de 2010

Turista

"Narcotics cannot still the Tooth
That nibbles at the soul-"

Emily Dickinson

Después de trabajar,
se inyectó el narcótico
del viaje.

Días enteros
para mirar al cielo,
dormitar sin conciencia
y preguntarse,
si todo es una farsa
o la vida es mejor
a cientos de kilómetros.

martes, 23 de marzo de 2010

Leer

Disponga de un recorte
de su tiempo.

Limpie la mente,
mejor recién despierta
y sorprendida;
vuelva a los quince años
o mejor a los diez.

No es necesario que abra
las ventanas;
deje a las palabras
caer y amueblar el espacio.

Sea breve,
un instante puede durar
segundos
o el día entero.

Después vaya al trabajo
o salga a pasear.


domingo, 21 de marzo de 2010

Patinadora

Siempre adoraste trepar
por muros soleados
de piedra amarillenta
vieja y sabia.

A pesar de tu afán mineral
y de las flores
que crecen en tus hombros
tu tristeza es enorme,
niña vieja adosada.

El tiempo era sin duda
demasiado largo,
y tus amantes no entendían
la lengua de las piedras.
Sólo amaban las flores
para adornar su ojal
y se marchaban.

Quizás debiste a tiempo
aprender a patinar,
y dejar el licor
apenas en los labios.

viernes, 19 de marzo de 2010

Sobre el derecho a llorar

Cualquiera debería
poder llorar
sólo un momento,
a pesar de no servir
de nada,
y de no poder
dejar de abrazar
a los que son
pequeños
o demasiado viejos.

Llorar sólo un momento,
sin retirarse,
queriéndolos igual.

martes, 16 de marzo de 2010

“...En parte de mi alma”

Hay días de merengue
muy al principio
de la primavera,
en que uno va por ahí
vendiendo
partes de su alma.

El precio es una nota
manuscrita,
o el estar de otro cuerpo,
que comparte la calle
y respira y se asusta
y se vuelve y sonríe.

Luego están los que amamos
y nos aman,
cada cual con su personal
sistema métrico:
unos en yardas,
otros en pulgadas.

sábado, 13 de marzo de 2010

Acróbata

Hay barrancos tapizados
de malas notas
y luces amarillas.

Atravesarlos es igual,
que andar por el bordillo
de la acera:
el sol detrás,
los brazos extendidos,
la espalda como un junco,
y mirar sin mirar
un punto al horizonte,
indefinido.

Siento el cuerpo que es mío,
placer en equilibrio.

Trabajo de mantenimiento

Me abandono a lo roto
que hay afuera
con las manos vacías,
sin abrigo.

De los días inmensos,
gastados en el trabajo
de sobrevivir,
mansa ante el olvido,
entrego mi cansancio.

lunes, 8 de marzo de 2010

Pequeña tragedia

Las pequeñas tragedias
de la clase media
que huye por la noche
bajo capas de mantas,
a veces del insomnio
del dolor de muelas,
a veces del dolor
de corazón.

También sabe la parca
buscar su dirección
en la guía de teléfonos,
y mueren o se enferman
mientras el sistema de
la Seguridad Social
corre con los gastos.

viernes, 5 de marzo de 2010

La noticia

Una ola la trajo
con mi nombre puesto.
Me la dejó
y se fue,
con sonrisa educada
las dos nos despedimos.

Como cabeza recién cortada
que aún sonríe
recogía los platos de la mesa,
sin creer que un segundo
puede tener perfil de guillotina.

El mantel, la ventana,
desmienten invertidos,
que se pare el reloj
los días laborables.

lunes, 1 de marzo de 2010

Palabras

Es triste la historia
de algunas palabras.
No, no digo ideas,
las ideas tienen
más alta cuna
y pretensiones.

Palabras tan gastadas
como libros de una
biblioteca,
que al igual que éstos,
aún le ponen cara
a un deseo,
o a una soledad.

La culpa fue
de tantos comerciantes
de ínsulas vacías,
que vendieron banderas
y canciones,
cuando bastaba seguir
el curso silencioso
del dolor,
para nombrarlo.

Licencias

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.