jueves, 30 de septiembre de 2010

Original

Ser original
es dejar que las palabras
fluyan por el cauce único,
imperfecto,
de un río de montaña.

No el más bello
ni el de más caudal,
pero suficientemente puro
para beber
su agua.

El río de un día cualquiera
a pocos kilómetros de casa.

miércoles, 29 de septiembre de 2010

El guardián del fuego

No sabe nada del mañana,
pero sí que en treinta
o cuarenta años
estará muerto.
Todos terminan igual,
aunque hayan subido
a las cumbres más altas.

Su único deber
es mantener el fuego.
Con nadie comparte
las largas tardes pasadas
al calor de la llama.
Sólo tiene la noche,
el sol, la sombra de las nubes,
y la afición por el deber cumplido.

El resto del mundo,
donde no estará nunca,
se extiende al otro lado.

lunes, 27 de septiembre de 2010

Alazán

Alazán, pariente de las nubes,
tu cuello salvaje
se resbala del lazo,
y huye del papel
a galope tendido,
dejando un rastro largo
de palabras sin dedos
que se quedan atrás,
como constelaciones

sábado, 25 de septiembre de 2010

Titán

Tu mar necesitaba
una playa
en la que tomar tierra,
una roca contra la que desatar
la furia de tantos años
de viaje solitario.

No servía
cualquier acantilado,
querías el escenario
de un duelo mitológico,
donde tus músculos brillaran
a la puesta del sol.

No pude convencerte
de que cien mil escenas parecidas,
languidecen en paredes
de museos olvidados.

sábado, 18 de septiembre de 2010

Ángel

¿A quién persigue el ángel
con su espada de fuego?
¿Quién se medirá con él,
si sólo somos
abejas obreras,
que pagan con sus sueños
el esfuerzo del día?

Sabemos hace mucho,
que con suerte tendremos
un minuto de gloria,
repartido en segundos
en toda nuestra vida.

No importa
que no sepamos nunca
la lengua de los ángeles.

jueves, 16 de septiembre de 2010

El café

Cuando tomaba café,
siempre soñaba
que huía de estar muerto.
El corazón, demasiado grande,
olvidaba que de noche
se paraba la vida.

Una y otra vez
era despedido,
por la fuerza centrífuga
del giro del planeta,
una y otra vez
le arrojaban los sueños,
desnudo y sudoroso
otra vez a la vida.

Sería un buen momento
de contar su delirio a los demás,
si no durmieran.

martes, 14 de septiembre de 2010

Cuerpo y alma

No eran míos tu cuerpo
ni tu alma,
¿Podría serlo alguna
de las dos cosas?

Sólo me alimentaba de ellos:
crecía mi estatura
por tenerte cerca,
y aquella soledad
que me estrechaba
con los brazos fríos,
se iba llenando de muebles
y ventanas.

domingo, 12 de septiembre de 2010

Mirar

"[...] mira el agua y a las estrellas;
por eso no es poeta"
Rafael Arenas

"El sujeto no pertenece al mundo, sino que es un límite del mundo"
L. Wittgenstein

A veces basta con mirar;
dejar que la marea
descubra los afectos,
o esperar a que el fuego
se consuma.

Mirar, lo que sin alma
crece solo,
allá donde no entramos,
lo que no nos necesita
ni nos quiere.

viernes, 10 de septiembre de 2010

Tangente

¿Por qué le escuchaba?
¿Por qué habría de importarle
su vida?

Como mucho tendrían
algún encuentro breve,
para seguir después
direcciones extrañas,
cada uno con sus zapatos viejos.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Los buenos propósitos

¿Recuerdas aquel día
a principios del verano?
Salimos a pasear
y los arbustos en flor
olían dulces en la calle tranquila.
Yo confiaba en ti y en el verano.

Después hubo más días,
ni nuevos, ni fragantes:
eran fardos pesados,
que yo soltaba con alivio
por la noche,
cuando deseaba quedarme
a solas con el cielo
más que nada en el mundo.

Han pasado los meses
y sólo somos más viejos.

domingo, 5 de septiembre de 2010

Los tímidos

Los tímidos sentimos aprensión
por los caminos rectos,
porque por ellos pasa
demasiada gente.
A veces no llegamos al destino,
o perdemos el tiempo
trenzando los juncos.

Te mando un ruiseñor
sobre una rama de ciruelo,
para que olvides las heridas,
que te dejó la maleza
al salir del camino.

viernes, 3 de septiembre de 2010

La queja

Deberían prohibirse
esos días con olor a tormenta
del final del verano,
porque cualquiera puede
sentirse melancólico
y construir una queja
sobre el mundo imperfecto
para contársela luego
a un buen amigo.

Las quejas no debieran
permitirse,
porque este día,
a pesar del olor que desprenden los setos,
avanza también
como una esfera grande,
que se nutre de todos
los alientos:
los tristes, los desamparados,
los poderosos,
y su marcha es imparable
hacia la noche.

Licencias

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.