El café

Cuando tomaba café,
siempre soñaba
que huía de estar muerto.
El corazón, demasiado grande,
olvidaba que de noche
se paraba la vida.

Una y otra vez
era despedido,
por la fuerza centrífuga
del giro del planeta,
una y otra vez
le arrojaban los sueños,
desnudo y sudoroso
otra vez a la vida.

Sería un buen momento
de contar su delirio a los demás,
si no durmieran.

Comentarios

Bicefalepena ha dicho que…
Tantas tazas oscuras repartidas de noches en blanco.
El insomne sueña conversaciones

Entradas populares