martes, 31 de agosto de 2010

El cauce seco

Se tumbó en el sofá,
entre pañuelos
para llorar su ausencia,
pero tenía el corazón
demasiado frío.

Sólo el dedo escrutador
del abandono le dolía,
como el viento que abrasa
un cauce seco.

lunes, 30 de agosto de 2010

Temor

El cuerpo azul oscuro
de la noche,
se sacude entero
cuando pienso en ti.
Temo por tus cuatro
puntos cardinales.

Subirías al cielo,
sin ese techo opaco
que te guarda del mundo,
pero hoy sólo confío en la maleza,
que con furia adolescente,
a veces revienta los muros.

domingo, 29 de agosto de 2010

Precario

Después de muchos días
de fortuna precaria,
llegó un momento en el que
no tenía nada,
ninguna fruta dulce
para engañar la sed
que dejaba la noche.

Los demás dormían
con la frente
orientada hacia otra parte.
Ninguno iba a notar
su expresión distante
cuando abriera los ojos.

Se quedó de pie,
envuelta en las inmensas
cortinas del domingo.

viernes, 27 de agosto de 2010

Empatía

Aprender a otro:
alojar unas gotas
de su sangre en la nuestra,
dejar que suene en el pecho
el ruido de su alma.

Que tome nuestro cuerpo
como cabaña amiga
en la que pernoctar,
que sean mis palabras,
como el agua
para enfriar su rostro.

martes, 24 de agosto de 2010

Las manzanas

Deberíais ver las manzanas,
que han crecido este verano
por sorpresa,
en un rincón del jardín.

Después de décadas
sin flores,
ahogadas de maleza,
de un árbol del que nadie
se ocupaba.

Preferíamos la ciudad
y su nube de polvo,
a los cuerpos sin lustre
del pasado, que flotan en las tardes
vacías de este patio.

Su armonía es anterior
a todas las palabras,
sólo son manzanas.

sábado, 21 de agosto de 2010

Monstruos

Veo tu locura
crecer desde la tierra,
de las semillas que dejamos caer
en meriendas tranquilas,
a las que también estaban invitados
nuestros monstruos.

Nos hacían sonreír,
jamás pensamos que serían peligrosos,
que alguien del futuro
recogería los dientes
esparcidos por el suelo,
y se haría con ellos un inmenso collar
para ahuyentar a las brujas.
De repente han crecido,
y sus uñas azules
no caben en la casa.

viernes, 20 de agosto de 2010

Souvenir

El pasado es a veces,
como ese abrigo demasiado largo,
que se enreda al andar
entre las piernas.

Es mejor comerse los recuerdos,
que limpiarles el polvo,
año tras año,
así formarán parte
de los huesos,
sujetarán mi frente
cuando miro adelante.

Mejor una casa vacía
con las baldosas nuevas,
sin huellas,
ni vestigios;
como el cuerpo,
que no queda.

jueves, 19 de agosto de 2010

Enfado

Tu enfado cuelga de los árboles.

Es el tiempo en forma de manzana,

siempre demasiado pequeña

o demasiado verde.


Puedo cruzar el mar

con mi única pierna,

pero si el dolor

o la fealdad son grandes,

si el viento no me empuja:

¿Cómo haré para recoger

las piezas,

cómo podré recomponerte?


martes, 17 de agosto de 2010

La visita

"Con "lo abierto" no me refiero por tanto a cielo, aire y espacio; para el que contempla y juzga éstos también son "objetos" y en consecuencia "opacos" y cerrados. El animal, la flor son presumiblemente todo aquello sin darse cuenta y por eso tienen ante ellos y sobre ellos esa libertad indescriptiblemente abierta que tal vez sólo tenga equivalentes (muy pasajeros) en los primeros instantes del amor -cuando un ser humano ve en otro, en el amado, su propia amplitud- [...]"
Rilke, Comentario en una carta a la Octava Elegía

Dejo los zapatos a tu puerta,
tu casa está sin muebles y vacía,
hoy sólo es el lugar
donde tú creces.
Lo demás se ha tomado vacaciones,
no importa para qué
te servirán mañana.

jueves, 5 de agosto de 2010

Marina

Las vacaciones,
como el barco que recorre el paisaje,
despacio, de un extremo a otro,
han parado los relojes.

Quizás han estado
así siempre,
quizás nunca nos movemos,
y es la montaña
la que aguarda para entrar
en la siguiente escena,
o el mar el que se aleja de la playa
para desbordarnos tierra adentro.

De este asombro actual
por el suave paisaje,
podríamos llenar nuestra despensa,
pero los frutos más frágiles
no llegan al invierno.

miércoles, 4 de agosto de 2010

Pigmalión

"Me ha parecido que la misma vieja túnica del quemador de sal, te aburriría bastante a estas alturas"
Historia de Genji

Alguien soñó una vez
con completar la obra de Dios.

Hasta el vello salvaje de las ninfas
podría molestar a un gusto refinado:
remontar si es preciso
el Nilo hasta sus fuentes,
para encontrar el deseo
en estado más puro.

Trasplantarlo al jardín,
podar sus ramas,
y ni hablar de la ciencia
del bien y del mal,
todo es placer en el huerto
de este dios con gafas
y calvicie incipiente.

Un sueño artificialmente largo
al que más tarde o más pronto,
se comerán las dunas,
y el jardinero se cansará
de su obra,
pero ¿A quién le importa eso ahora?

domingo, 1 de agosto de 2010

La cámara oscura

Me adentré en el bosque
tras sus pasos
y fui perdiéndolo todo,
hasta quedar vacía.

Mi interior,
de proporciones cósmicas,
era una cámara oscura
en cuya pared irregular
se proyectaba el mundo.

¿No viste la señal
en el cielo,
de mi sacrificio?
La emoción saltó
de su hornacina santa
y se clavó en mi pecho;
tuve a dios esa noche
acurrucado dentro.

Licencias

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.