Los tímidos

Los tímidos sentimos aprensión
por los caminos rectos,
porque por ellos pasa
demasiada gente.
A veces no llegamos al destino,
o perdemos el tiempo
trenzando los juncos.

Te mando un ruiseñor
sobre una rama de ciruelo,
para que olvides las heridas,
que te dejó la maleza
al salir del camino.

Comentarios

Tiburcio Samsa ha dicho que…
Aquel timido explico al dia siguiente porque salio de aquella fiesta casi a escondidas: "Los timidos somos asi. No nos despedimos. Nos desvanecemos".
Rafael ha dicho que…
"juncos", "ruiseñor", "rama de ciruelo". Creas un ambiente oriental que me gusta mucho. Quizá la clave esté en desvanecerse, tal como apunta Tiburcio Samsa; desvanecerse y dejar que las cosas pasen a tu lado sin rozarte.
Susana Corullón ha dicho que…
O simplemente se debe a la influencia de la Historia de Genji, que acabo de terminar.
Los juncos se los debo a Cernuda, a la cita de Goethe con la que empieza "Ocnos". Te la copio por si no la conoces:
" Cosa tan natural era para Ocnos trenzar sus juncos como para el asno comérselos. Podía dejar de trenzarlos, pero entonces, ¿a qué se dedicaría? Prefiere por eso trenzar los juncos, para ocuparse en algo; y por eso se come el asno los juncos trenzados, aunque si no lo estuviesen habría de comérselos igualmente. Es posible que así sepan mejor, o sean más sustanciosos. Y pudiera decirse, hasta cierto punto, que de ese modo Ocnos halla en su asno una manera de pasatiempo."

Entradas populares