La habitación destartalada

No me pongas una manta
ni me prepares tisanas
para vencer el frío.

¿Se inventó el dolor
aquel que puso nombre
al aire que nos quema,
al escozor abierto por la hoja
en la piel?

Podríamos llevarlo
como un sombrero raro
sobre nuestra cabeza,
ignorantes de estar
del lado de los tristes.

En esa habitación destartalada,
de modestos bancos,
sin alfombras
ni ventanas al sur.
Luz eléctrica blanca
en las paredes frías.

Aún enferma la vida,
sigue siendo
vida.

Comentarios

eloy ha dicho que…
Hola!!!
¿Hay alguien ahí?
Es que no se como he llegado hasta aquí y necesito ayuda para encontrar el camino de vuelta a casa. Pero... me gusta tu habitacion destartalada y me voy a quedar un rato más a leerte con calma. Creo que me gustará.

eloy
Susana Corullón ha dicho que…
Ponte cómodo, Eloy, estás en tu casa.

Entradas populares