Escudo

"Corazón, corazón,  de irremediables penas agitado,
¡álzate!  Rechaza a los enemigos oponiéndoles
el pecho,  y en las emboscadas traidoras sostente
con firmeza. Y ni, al vencer,  demasiado te ufanes,
ni, vencido, te desplomes a sollozar en casa.
En las alegrías alégrate y en los pesares gime
sin excesos.  Advierte el vaivén del destino humano"

Arquíloco de Paros,  ed. de Carlos García Gual


Fortifica tu pecho,
sin escudo, sin ladrillos,
sin empalizadas,
un corazón grande
no es un muro

Comentarios

Entradas populares