Soliloquio

¿Cuántas palabras
necesitas,
para mover
unas manos,
que no son tus manos?
Mejor escuchar
a la lluvia,
o envolverse
en llamas.
¿Vale tu voluntad,
mi rezo?

Y sin embargo,
es bello,
que mi querer
te mueva

Comentarios

Entradas populares