Sin concesiones

Así de limpio,
como partir en dos
un pan de miga blanca.

No es posible escapar
del sol de agosto,
que desnuda imperfecto
el cuerpo en una acera.
Ni tampoco encontrar
al mediodía,
una sombra tranquila y confidente,
donde ofrecerle a dios
una copa de vino.

Redondas y perfectas,
en tapiz de billar descolorido
rebotan las palabras,
ruedan, pasan.

Comentarios

santiago ha dicho que…
He paseado por tus letras, mi más sincera felicitación.
Un saludo
Susana Corullón ha dicho que…
Gracias Santiago, me alegro de que te guste.

Entradas populares