Insomnio

Bienvenido al insomnio:
si levantas la piel
del edificio,
hallarás a los dueños
de la noche,
al niño o al anciano,
adiestrado en escuchar el paso de las horas.

En el silencio forzado
todos vuelven
la cara a la pared,
para intentar
olvidar en lo posible,
que están vivos.

Los que fracasan
son atacados por los cuervos,
que hurgan en sus almas,
para robarles la esperanza
que les nutre.

Hasta que al fin, de sus despojos,
agotados,
sacan fuerzas
para imaginar un cuerpo
o un deseo,
que apenas les abriga
del relente.

Comentarios

Rafael ha dicho que…
Cuando llega el relente ya casi la noche está vencida. Una victoria pírrica que te deja abatido ante un día que se extiende como llanura en el desierto, inmisericorde.
Pocas veces no he podido dormir, cuando me ha pasado ha sido una sensación desagradable, muy desagradable que pintas muy bien (como siempre) en tu poema.
Jose Zúñiga ha dicho que…
Como los dueños de la noche, niños y ancianos, también los insomnes hacer de sus lágrimas afán fértil. Hay quien escribe hasta el alba.

Entradas populares