Razonable

Más allá de lo razonable,
estábamos sentados
mirando las nubes,
las hojas
de color de caramelo,
confundidas casi
con la penumbra opaca.

El mar deseado y ausente,
el mar perdido,
nos dejaba
preguntas imposibles,
que venían tranquilas
a morir en la playa

Comentarios

Rafael ha dicho que…
Es extraordinario todo lo que dices además de lo que dices. Nunca había reparado en lo extraño que puede ser quedarse mirando junto a otra persona las nubes y las hojas; pero me doy cuenta de que tienes razón: no es razonable; aunque resulte hermoso.
Las dos estrofas se complementan. Otro poema redondo. Felicidades.

Entradas populares